31 de enero de 2011

“No nacieron con una pistola en la mano, sino con un carretel de grabación que imprime la sociedad”

Por Noelia Leiva

Lo planteó la titular de uno de los 24 hogares que le pidieron al gobernador Daniel Scioli políticas sociales más inclusivas. El recorte mediático y político que impulsa la carrera por encontrar culpables de los hechos violentos. Detrás, las organizaciones que trabajan en la prevención, a través de la promoción de derechos. Y el faltante presupuestario que expone a las instituciones al riesgo de cerrar sus puertas.

La lógica retrocede a la época feudal: quien nacía en el seno de una familia hidalga era coronado con la legitimidad de sus decisiones, pero quien lo hacía en la pobreza debía reducir su vida a la monotonía detrás del fortín. En pleno siglo XXI, las organizaciones abocadas a la infancia creyeron necesario subrayar que las cualidades de vida de un sujeto o sujeta no dependen de las condiciones de su alumbramiento sino de las oportunidades que encuentra o le son vedadas después. “Ningún niño nace delincuente ni asesino”, enfatizaron las integrantes de la Red de Hogares y Centros de Día de la provincia de Buenos Aires en una carta abierta al gobernador Daniel Scioli.
“Ellos no vinieron al mundo con una pistola en la mano sino con un carretel de grabación vacío que imprime la sociedad”, llamó la atención Ángela Adamini, responsable del Hogar La Casa de los Chicos, de la browniana José Mármol, y una de las pioneras en integrar el colectivo bonaerense. “Tenemos la obligación de reclamar la protección de sus derechos a comer, educarse, transformarse en ciudadanos”, convocó, en diálogo con LA TERCERA.
El documento fue firmado por 24 entidades del Conurbano que dedican la jornada completa a la contención de los infantes. Encuadran su labor en la Ley 13.298 que derriba el concepto de los pibes como objetos. Pero la estigmatización de los individuos que carecen de recursos económicos y posibilidades de desarrollo también les calzan el traje de ‘malvivientes’. “Hay temor hacia esos chiquitos, pero en realidad la culpa es de todos (por el colectivo social completo), cuando ya son cuatro generaciones sin escolaridad, salud ni trabajo”, planteó la referente.
Una porción de la agenda mediática y política busca un chivo expiatorio. Cada vez que un hecho de violencia tiene a un pequeño como protagonista (porque, claro, poco se dirá de aquellos en los que son víctimas) la granja se agita hasta recurrir al mismo efugio, con la creatividad exprimida. El pedido de ‘mano dura’ de otros tiempos se replica en padres que ven a pibes de la edad de sus hijos como potenciales enemigos, pero también en legisladores y funcionarios. Recluir en una institución penal a personas de menor edad -desde los 14, según el tema del momento- es lo “adecuado” para muchos a los que el poder sí les dio voz.
En cambio, para quienes le ponen el cuerpo al desafío hay otra explicación: “En el camino hacia su adolescencia muchos pasan cosas que hacen que sus valores se trastoquen por eso hoy no sólo roba, sino mata y deja de creer en todo”, expone la misiva que ni Scioli ni el ministro de Desarrollo Social Baldomero Álvarez de Olivera respondieron, al cierre de esta edición.
“Creemos en la prevención más que en trabajar en el delito, por eso los recibimos desde tan temprana edad, se forman con otra mirada sobre la vida”, entendió, por su parte, Norberto Holubico, del Hogar Rinconcito de Amor de Loncghamps.
En la lista de adherentes también se lee Casa MANU de Esteban Echeverría, la browniana El Alba, Nuestra Señora de la Gracia de la Asociación Mensajeros de la Paz, la Casa de los Chicos Ceferino de Lanús y entidades de La Plata, Tigre y Campana, entre otros.

Porque “los chicos no votan”

Hasta que la discusión vuelve a la redistribución de la riqueza, el faltante que no genera puertas masivas. “Hoy nuestros Hogares y Centros de días están cerrando por falta de recursos, por lo que dejan a más niños desprotegidos”, denuncia la carta colectiva. “Se supone que tenemos que tener recursos para mandarlos a la escuela, pagar servicios, al personal, las visitas médicas, las salidas; pero lo que tenemos es mínimo”, planteó Andamini.
Las becas que el Estado bonaerense otorga por niño no guardan relación con los costos del cuidado. Para zurcir las roturas del amparo social, las entidades se valen de colaboraciones particulares, mientras aguardan una modificación en las políticas gubernamentales. Sospechan que la falta de compromiso perdura porque “los chicos no votan”, cuestionó la representante de José Mármol.

*

Cuando el río suena…

Cristina Fernández: “La reducción a 14 años es un derecho penal juvenil diferente para darle un marco de protección, pero también de adecuación a los tiempos que corren. Discutir esto es desviar verdaderamente el problema”.

Florencio Randazzo: “Los jueces tienen las herramientas como para que, aquellos pibes que no sean imputables pero peligrosos, estén detenidos como corresponde”.

Adolfo Pérez Esquivel: “¿Cuándo van a preguntarles a los chicos cuál es su seguridad?”.

Eugenio Zaffaroni: “Un adolescente no es inimputable por el hecho de ser adolescente, es menos reprochable por encontrarse en un proceso evolutivo”.

Daniel Scioli: “Estoy de acuerdo con la ley que baja la imputabilidad de los menores (y en) tener mayor rigurosidad en la aplicación de estas leyes”.

Publicado en La Tercera del 31 de enero de 2011

http://www.diariolatercera.com.ar/detalle.php?articulo=No-nacieron-con-una-pistola-en-la-mano,-sino-con-un-carretel-de-grabaci%F3n-que-imprime-la-sociedad&tipo=1&documento=7211&sistema=diarios

1 comentario:

Facu Gari dijo...

‎(: R E V I S T A N A N :)

[[[[[S U S C R I B I T E]]]]]

Mandá un mail con tus datos a revistanan@agencianan.com.ar.

www.revistanan.blogspot.com